Ver todas las noticias
Beneficios derivados del tratamiento de la viruta para recuperadores
    Case studies

BENEFICIOS DERIVADOS DEL TRATAMIENTO DE LA VIRUTA PARA RECUPERADORES

La viruta que se genera en los procesos de mecanizado va impregnada de aceites o emulsiones, estado en el cual resulta imposible recuperar el material sin previamente separar dichos fluidos.

Podemos decir que el proceso de valorización y recuperación de la viruta se realiza en cinco fases diferenciadas.

  • Cribado
  • Triturado
  • Centrifugado
  • Separación Magnética
  • Filtrado

En los casos en los que las virutas cortas, y, las virutas largas o en forma de madeja conviven, se propone situar una criba para una clasificación previa.

Así, la viruta corta puede pasar directamente a la centrifugadora; y la viruta en forma de madejas se direcciona a la trituradora para que una vez triturada, vuelva a la centrifugadora y así conseguir la realización del proceso completo de tratamiento.

El objetivo de triturar el material, reside en obtener viruta de geometría corta y óptima para el posterior proceso de centrifugado, en lugar de viruta rizada o en forma de madejas.

A partir de aquí, se puede dar comienzo al proceso de centrifugado en continuo, en el cuál se logra por un lado la viruta con un grado de humedad inferior al 3%, y, por otro, el aceite o emulsión que se haya empleado en el proceso de fabricación o mecanizado.

 

"Los sistemas de tratamiento de viruta de Cometel Recycling Solutions, convierten los residuos metálicos y fluidos de corte en una fuentede ingresos para su empresa".

 

Dependiendo del material y líquido refrigerante, pueden llegar a alcanzarse grados de humedad inferiores al 0,8% tras el centrifugado.

La obtención de un grado de humedad tan inferior al primario, permite que tras el proceso de centrifugado, la separación entre férricos y no férricos sea mucho más eficiente, puesto que la fuerza magnética no se verá mermada por la humedad de los materiales que condicionan su peso y su adherencia.

Los filtros se localizan en la última etapa del proceso para depurar el líquido para su posterior reutilización, separándose las pequeñas partículas sólidas del líquido refrigerante.

 

El comerciante de chatarras tiene que preparar las virutas, separándolas de los restos de otros metales y materiales por diversos métodos. Es importante una buena clasificación de las virutas, para poder darle la mejor salida posible. Y es que el más cotizado será siempre el material más puro, por tanto, cuando más puro es el material, más salidas puede obtener.

 

-       Si instala la línea en origen (instalaciones del cliente industrial), evitaría la licencia de residuo peligroso y además si la viruta estuviese en madeja/maraña, aumentarían los ahorros por costes logísticos y espaciales. Se aseguraría el contrato con el cliente por un determinado periodo de tiempo, pudiendo incluso negociar el precio de la viruta, ya que gracias a la instalación, el cliente estaría recuperando soluble/aceite de corte.

 

-       En caso de instalar la línea de tratamiento de viruta en su planta, podría adquirir las virutas de diferentes clientes industriales. Con las virutas trituradas, centrifugadas, separadas y briquetadas, el importe de venta del material incrementaría considerablemente. Reportando un menor coste logístico, una mayor manejabilidad, y evitando bajadas de precio por parte de las fundiciones/refinerías por impregnantes. Evitando a su vez todas las gestiones administrativas correspondientes a residuos peligrosos, y sus penalizaciones económicas.

 

En consecuencia de la separación metálica, podría vender a cada fundición una aleación requerida, especializando el material y pudiendo vender el producto a un mayor importe.

  • Compartir en

NOTICIAS RELACIONADAS